Flores de Bach y Sistemas Florales de nueva generación

¿Quedan obsoletas las esencias de Bach ante la mirada de las esencias de nueva generación?
¿Para qué es necesario el aprendizaje de las esencias y de la terapia floral siguiendo la vía de la diversidad al mismo tiempo que de la unidad?

 

La terapia de las flores de Bach fue desarrollada a partir del año 1930, año en que su creador, el médico e investigador Edward Bach halló los primeros remedios.

El método de curación de las flores de Bach, así como la terapia floral en general, trata la enfermedad teniendo en cuenta la actitud, la forma de pensar y de sentir de la persona. A través de la observación podemos distinguir una serie de estados emocionales negativos que bloquean el correcto fluir de la energía vital.

Es un proceso terapéutico que se ocupa de la enfermedad descifrando su origen psíquico, y por ello, las causas principales que la provocan, lo cual, al mismo tiempo implica a la persona en su propio trabajo evolutivo y a caminar para el logro de la felicidad auténtica.

 

Edward Bach clasificó los 38 remedios en 7 grupos o perfiles florales. Pero resulta significativo y de vital importancia el orden cronológico en el que fueron hallados, situación que nos lleva a una segunda forma de clasificación que va más allá de seguir de forma exhaustiva el anterior orden de clasificación.

Esta nueva categorización, da lugar a que podamos distinguir los distintos tipos de emociones,  representadas por un grupo de esencias más específicas,  a las que se llega con mayor predisposición a unas que a otras, según sea el tipo de personalidad en particular. Situación que se produce cuando la personalidad o tipología específica, dada su singularidad  primigenia y lección personal,  entra en desequilibrio y éste perdura durante cierto periodo de tiempo.

Las flores de Bach, fueron creadas como herramienta de aprendizaje y evolución, la filosofía de Bach, sus escritos, de una profundidad espiritual sorprendente, enmarcan su labor en una forma de pensamiento avanzada a sus tiempos.

En la actualidad existe una gran variedad de nuevos sistemas florales y esencias cuyo aprendizaje resulta fundamental, es necesario que el mundo de la terapia floral siga evolucionando y adaptándose a las nuevas necesidades y cambios de frecuencia. Por supuesto, como creadora de un nuevo sistema, EM ESENCIAS MAESTRAS Master essences®, no hay duda de que lo vivo así y de que tutelo dicha idea.

Asimismo, considero el aprendizaje sobre la obra de Bach como base sólida y fundamental para el trabajo evolutivo, por ejemplo, siguiendo en la línea que sugería en párrafos anteriores, teniendo en cuenta la importancia que supone el conocimiento de los patrones constitucionales básicos  (tipos de personalidad), una vez hemos aplicado durante el tiempo necesario el uso de otros sistemas florales y/o remedios no constitucionales, suele resultar de suma importancia utilizar la esencia floral tipológica para armonizar la personalidad, y poder mantenerse mejor en el aprendizaje personal restaurado.

Es decir, de esta manera, no damos pie a que se produzca el desajuste, y por lo tanto resulta mucho más complicado que se generen reiteradamente estados negativos.

Además, en numerosos casos, durante el tratamiento, suele resultar útil combinar Bach con otro sistema floral. La integración o forma de combinar determinados sistemas florales, cuáles congenian, qué esencias se pueden utilizar más teniendo en cuenta el estado evolutivo en el que la persona se pueda encontrar en ese preciso momento, cómo utilizarlas, etc., son temas que desarrollo a través de los cursos de Integración y Especialización (formación práctica para l@s alumn@s que han realizado cursos de sistemas florales, en modalidad online a través de módulos con foros internos prácticos de aprendizaje).

Así como también, a través de esta formación, en el módulo destinado para ello, se perfecciona el uso de las esencias de Bach, lo cual,  implica el aprendizaje de una forma de prescripción avanzada. Además de resultar gratificante para poner orden en las prescripciones, sirve para comprender el proceso de desarmonía, cuyo origen, reitero y hago hincapié en ello, es tipológico: Cada tipo de personalidad, al entrar en desequilibrio, interpreta los sucesos y estímulos que le llegan del exterior siguiendo su propio y concreto esquema mental caracterizado por su forma particular de pensar, sentir y en consecuencia de actuar.

En términos generales, es fundamental tener en cuenta, que según sea el momento de trayectoria, o de situación personal, puede ser más conveniente trabajar con un sistema floral que otro, proceso que puede cambiar en poco tiempo si posteriormente surge la necesidad de enfocarse en nuevos aspectos que aparecen, y que de ser necesario, requieran el uso del sistema que dispone de remedios más específicos para dicho asunto. Además, aunque en los distintos sistemas de esencias coinciden con suma frecuencia remedios que trabajan el mismo tema, siempre se dan perfiles distintos, y por lo tanto, el resultado es más favorable cuanto más nos ajustamos a la modalidad que la persona pueda necesitar.

Autora: Mónica Frasno

Especializada en Sistemas Florales. Terapeuta en Psicodescodificación.

Profesora acreditada por la Fundación Europea de Medicinas Alternativas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>